L.E.R.H. (liberación de energía residual humana), en base a la Medicina tradicional china.

17.09.2012 18:21

 

La reflexoterapia, se fundamenta en la estimulación de centros reflejos podales, para ayudar en la autocuración del individuo, al igual que lo hacían los pequeños cantos o piedras de los caminos, cuando el hombre iba descalzo o posteriormente calzado, pero sin que hubiera el asfalto que nos separa de la madre Tierra.

Dentro de las zonas reflejas podales se captan minúsculas formas duras o blandas que contienen energía residual procedente tanto del metabolismo orgánico como de disfunciones y enfermedades físicas, mentales  o espirituales.

Si el/la terapeuta en lugar de mover el dedo estimulador, se para en una zona concreta correspondiente a un órgano o entraña, el suficiente tiempo (de uno a dos, o tres minutos), captará estas pequeñas burbujas llenas de energía residual.

La eliminación de esta toxicidad acumulada, a través del “vaciado por presión mínima”, promueve la autocuración.

 

Desde hace casi treinta años, me apoyo en las distintas energías podales para hacer diagnóstico y posterior tratamiento a través de los pies, las cuales son fiel reflejo de las energías nobles procedente de órganos y entrañas, establecidas por la Medicina tradicional china (M.T.CH.), pero que ya no son circulantes para atender necesidades de los órganos y de las entrañas, sino más bien residuales.

Según la filosofía china, el hombre se halla entre el Cielo y la Tierra y, si observamos a este ser privilegiado, son sus pies quienes consiguen el milagro del enlace. Asimismo y, debido a su situación, al final de las extremidades inferiores y en contacto con la Tierra, puede decirse que es una región donde la respuesta posee mayor eficacia depuradora-curativa y en donde el reflejo de todos los sistemas y aparatos del cuerpo tiene gran incidencia.

 

Asimismo, los pies nos pueden dar otra lectura en procesos de recuperación, es decir, cuando un órgano viene en ayuda de otro aquejado:

Ejemplo:

La energía del enfermo se capta en el auxiliar, y la eliminación de dicha energía actúa sobre la recuperación.

■Encontrar calor en bazo, indicaría que este órgano acepta responsabilizarse del corazón, en una disfunción cardíaca o en una angina de pecho. Según la M.T.Ch. se trata de la relación “generación”, es decir el hijo bazo despeja a la madre corazón. LA ENERGÍA DEL CORAZÓN ES EL CALOR.

A veces la enfermedad de un órgano puede dañar a otro.  

■El exceso de humedad en el hígado marcaría la debilidad del mismo por causa de una preponderancia del estómago. Según la M.T.Ch. se trata de la relación “dominio”, en la que hígado debería dominar al estómago. LA ENERGÍA DEL HIGADO ES EL VIENTO, NO LA HUMEDAD.

Las energías se pueden captar solas o acopladas, como por ejemplo calor-humedad-viento o sequedad-frío-viento, amén de otras características que pueden ser la velocidad de la energía, la fuerza o debilidad de la misma, o la forma y amplitud de entrada.

El percibirlas y seguidamente eliminarlas de sus zonas reflejas podales, se consigue una limpieza energética a lo largo de los canales portadores de energía noble (meridianos). Esta experiencia ha sido muy gratificante, entendiendo que dichas energías no son teóricas sino totalmente reales, ya que con su eliminación se propicia la autocuración de diferentes alteraciones orgánicas.

Ojalá algún día se invente un aparato capaz de detectar dichos residuos producidos tanto por el ordenamiento celular, como por el recambio orgánico, la enfermedad y la curación, los cuales son liberados desde el interior al exterior, para poder conseguir un diagnóstico preventivo.

Hasta ahora sólo los aparatos “busca puntos”, utilizados en acupuntura dan una valoración a través de señales acústicas y luminosas de la energía que liberan los pies, pero en ningún caso, pueden interpretar la naturaleza de las diferentes energías residuales, que sí las podemos distinguir con nuestra percepción táctil.

 

Esta ciencia china milenaria, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, relaciona órganos y entrañas, al parecer sin ninguna base científica, si nos basamos en la Medicina occidental, ya que corresponden a diferentes sistemas o aparatos, como el corazón y el intestino delgado, el bazo y el estómago o el pulmón y el intestino grueso.

Para entender esta relación discordante, me he basado en la embriología (ciencia que estudia la formación y desarrollo del embrión y posteriormente del feto), en donde he hallado la respuesta, y esta ha sido fundamental para aplicar la terapia L.E.R.H., ya que existe un vínculo importante entre las distintas energías y  los órganos de distintos aparatos.

Ejemplo:

■Captar energía calurosa en intestino delgado, indica que esta entraña presta ayuda al corazón en un estado de ansiedad o una disfunción cardíaca. Si fuese un poco más húmeda que calurosa, nos estaría hablando de una autorregulación de la víscera.

El elemento Fuego tiene al corazón como órgano y al intestino delgado como entraña, ambos parecen contrarios ya que son de distintos sistemas, es decir el circulatorio y el digestivo.

(Si nos remontamos a la embriología, existe una relación directa entre la porción cefálica o cardíaca (corazón) y la porción caudal o pilórica (intestino anterior) situadas en la línea media. Posteriormente se desplazan, la porción cardíaca hacia la izquierda y abajo, y la pilórica hacia la derecha y arriba).

 

Desde hace veinte años doy clases de esta terapia a:

Profesionales y profesores de reflexoterapia (el conocimiento de las energías facilita el diagnóstico), fisioterapeutas (el vaciado de energía en las zonas reflejas correspondientes a una patología... es interesante a la hora de realizar el tratamiento ya que la zona estará más blanda), naturópatas (el poder determinar qué órgano o entraña puede auxiliar al órgano enfermo, es importante a la hora de darle el tratamiento dietético), profesionales de la estética  (la piel tiene reflejo en el pie, así como los órganos que pueden ayudarla en cualquier afección de la misma), acupuntores (el tener un conocimiento de las energías podales, las cuales tienen mucho que ver con las de los órganos y entrañas, según la Medicina tradicional china, me ayuda a decidir las agujas más avienes para practicar la acupuntura).

De igual manera a personas interesadas, para sentirse útiles mientras esperas al médico, cuando tienen a un ser querido enfermo, es decir, para bajar la fiebre, en un dolor por trauma, resfriado, etcétera.

 

El curso se divide en seis clases, una cada mes. El precio mensual es de 100 € y sin matrícula.

El primer encuentro es el 17 de noviembre de 2012.

 

Para más información pedirla en angelseliasvalls@gmail.com


Contacto

Centro de Fisioterapia y Terapias Naturales LERH

Joan Maragall nº 10 - Bajos 3ª Sant Feliu de Llobrgat, Barcelona

936668101 - de lunes a jueves de 14h a 20h y viernes de 9h a 13h (resto convenidas)